El desafío invernal: Cómo enfrentarse a las enfermedades respiratorias

La combinación de temperaturas frías, aire seco y la circulación de virus respiratorios crea un entorno propicio para microorganismos como los virus ( el SARS-COV2, la Gripe o el Virus Respiratorio Sinictial) y las bacterias (como el Neumococo o el Haemophilus influenzae) que condicionan un augmento de infecciones respiratorias. En aquellos enfermos de riesgo (con patología pulmonar previa como EPOC, Asma o fibrosis) una infección puede conllevar un ingreso hospitalario.

Durante los meses más fríos, el aparato respiratorio se enfrenta a múltiples desafíos. La inhalación de aire frío puede irritar las vías respiratorias, provocando constricción bronquial en individuos susceptibles. Además, la disminución de la humedad en el ambiente puede resecar las mucosas pulmonares, debilitando las defensas naturales del sistema respiratorio contra patógenos.

Como neumólogos, es crucial destacar las precauciones y señales de alerta para abordar estos desafíos invernales y proteger la salud pulmonar.

1.            Vacunación: La vacunación anual contra la gripe es una de las herramientas para prevenir infecciones respiratorias virales. También se recomienda la vacuna contra el neumococo en grupos de riesgo, como personas mayores, bebés y aquellos con enfermedades crónicas.

2.            Hidratación: Mantener una hidratación adecuada ayuda a mantener la mucosa pulmonar en condiciones óptimas y facilita la eliminación de moco.

3.            Evitar ambientes contaminados: La exposición al humo de tabaco y otros contaminantes atmosféricos puede agravar las enfermedades pulmonares. Evitar estos ambientes es fundamental.

Los síntomas que puede presentar un paciente son fundamentalmente:

1.            Tos Persistente: La tos continua puede indicar la presencia de una infección respiratoria o una exacerbación de una enfermedad pulmonar preexistente.

2.            Dificultad para respirar: El aumento en la dificultad para respirar, especialmente al realizar actividades cotidianas, puede ser un signo de empeoramiento de enfermedades pulmonares crónicas.

3.            Fiebre y malestar general: Estos síntomas pueden sugerir infecciones respiratorias, como la gripe, que deben abordarse con prontitud.

Estos síntomas pueden revestir gravedad en determinados casos, por ello, debemos estar muy alerta a estas señales:

1.            Cianosis: La coloración azulada en los labios o uñas indica una disminución significativa en la oxigenación y requiere atención médica inmediata.

2.            Confusión Mental: Cambios en el estado mental pueden deberse a la falta de oxígeno y deben ser evaluados urgentemente.

3.            Agravamiento Súbito de los síntomas: la dificultad severa para respirar, es una emergencia médica y requiere atención inmediata.

En definitiva, el invierno nos insta a redoblar nuestros esfuerzos para proteger la salud pulmonar. A través de estrategias preventivas y la pronta atención a los signos de alerta, podemos desafiar con éxito las inclemencias estacionales donde la colaboración activa entre pacientes y profesionales de la salud es clave.

Otros artículos de interés

David de la Rosa asume la Presidencia de SEPAR

De la Rosa, que va ser escollit President Electe l'any passat, ha completat un any de preparació per liderar aquesta prestigiosa societat professional i ostentarà el càrrec durant els propers tres anys.

Los mayores, uno de los grupos poblacionales con más trastornos de sueño

Uno de los grupos poblacionales que sufren más trastornos de sueño, además de las mujeres, son las personas mayores.

La Dra Ana María Fortuna, neumóloga del Hospital de Sant Pau, alerta sobre la importancia del sueño en la salud

La Dra. Ana María Fortuna de la Unidad del Sueño del Hospital de Sant Pau alerta de la importancia de tener una buena higiene de sueño para la salud, así como del uso excesivo de pantallas en niños y de cómo las mujeres son las más propensas a sufrir trastornos de sueño.